Esos Locos Bajitos…

Esos Locos Bajitos…

Desde nuestra Unidad de Apoyo Emocional compartimos estas reflexiones sobre ser padres hoy…

Ser madre o padre no es un hecho biológico sino una función, un acto de amor, y el amor será entonces el principal nutriente que daremos como padres a ese nuevo ser que cambiará nuestras vidas para siempre.

A partir de que sepamos que nos convertiremos en padres se irá construyendo un vínculo, un lazo invisible, pero real, que nos unirá a nuestro hijo de por vida, esta conexión se dará con la primera ecografía, pataditas en la panza o al ver su carita en la 4 D, o por el contrario será una cita a ciegas hasta el momento que al tenerlo en nuestros brazos, esa primera mirada será amor a primera vista. Surge, entonces algo mágico, nos reconocemos en ellos y ellos en nosotros de tal manera que al escuchar nuestra vos o nuestros latidos aparece la calma, y la sensación de “estar en casa”.

Luego al llegar al hogar comenzará una maravillosa travesía llena de momentos inolvidables, el cambiar su primer pañal, su primer baño, su primera sonrisa, sus primeros pasos, sus primeras palabras, y entre ellas la más emocionante aquella que nos adjudica el rol más importante, el de “mamá” o “papá”.

Sin importar de qué manera haya sido concebido, “nuestro Hijo”, sea hijo biológico, hijo con gametos donados, hijo del corazón… la primera palabra siempre será la de “Hijo”, aquel que sin lugar a dudas, como dice la canción de Serrat:

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación
Les vamos transmitiendo nuestras frustraciones
con leche templada y en cada canción

Nada ni nadie puede impedir que sufran
Que las agujas avancen en el reloj
Que decidan por ellos, que se equivoquen
Que crezcan y que un día nos digan adiós.

Leave a Reply

Your email address will not be published.