Resonancia Magnética Fetal (RMF)

Resonancia Magnética Fetal (RMF)

Dr. José H. Ochoa. MP 12147 – ME 3352/9596
Director Médico de Diagnus

El ultrasonido fetal (US) ha revolucionado el campo de la medicina prenatal y continúa siendo el método de imágenes inicial de elección para la evaluación del feto y su medio ambiente.

La resonancia magnética en la evaluación de las anomalías fetales es una herramienta relativamente nueva y en desarrollo. Es un desafío que requiere expertia técnica, profundo conocimiento de la patología fetal, y tiene un significativo impacto en el diagnóstico de un amplio espectro de trastornos del desarrollo o lesiones adquiridas.

La RM al igual que el US no utiliza radiación, no requiere sedación ni necesita la inyección del medio de contraste, salvo casos excepcionales.

La RM provee mayor diferenciación tisular, la cual mejora la especificidad para el diagnóstico. No depende de la cantidad de líquido amniótico, presenta un campo de visión mayor y tiene menos interferencia producida por los tejidos maternos.

La RMF es siempre antecedida de una ecografía fetal detallada realizada por un experto en patología fetal.

El estudio del cerebro es la razón más frecuente para evaluar un feto con resonancia magnética. Las indicaciones incluyen sospechas de malformación de sistema nervioso central, dilatación ventricular, sospecha de injuria cerebral, y un ultrasonido fetal subóptimo debido a problemas técnicos. Ciertas infecciones congénitas o lesiones isquémicas cerebrales son también bien caracterizadas por RM fetal. Si el ultrasonido cerebral fetal es normal, la resonancia magnética todavía puede ser realizada en casos de trastornos heredofamiliares como esclerosis tuberosa, neurofibromatosis tipo I.

Enfermedades maternas como eventos agudos gestacionales, malformaciones extracerebrales, (gastrointestinales, diafragmáticas, torácicas, genitourinarias) y el planeamiento de cirugía fetal son también indicaciones.

La necesidad de caracterización tisular y la extensión de tumores, como es el caso del teratoma, pueden necesitar del auxilio de la RMF.

Condiciones placentarias que comprometen el flujo sanguíneo y entrega de oxígeno al feto y el acretismo de placenta son también indicaciones para la resonancia.

La RMF es un complemento y debe ser utilizado de manera conjunta con el US obstétrico y fetal teniendo en cuenta que para una adecuada correlación de ambos métodos y la obtención de máximos resultados, se debe combinar el mejor ultrasonido con la mejor resonancia magnética realizada en centros preparados con la utilización de protocolos específicos, y en los cuales esté involucrado el fetólogo.

Diagnus S.A. tiene hoy la posibilidad de ofrecer la RMF a través de un convenio alcanzado con el Instituto Conci Carpinella. El estudio es realizado por uno de nuestros médicos de manera correlativa con la ecografía obstétrica especializada a fin de potenciar los alcances de ambos métodos de diagnóstico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.