Ecografía Pediátrica

Ecografía abdominal

Es útil para examinar los órganos internos del abdomen, incluyendo hígado, vesícula biliar, bazo, páncreas, riñones, vías urinarias, vejiga, etc. Puede ser indicada también en casos especiales para valorar niños con vómitos o dolor abdominal agudo. Es el método de examen inicial en todo dolor abdominal. Es un estudio muy sensible para el diagnóstico de hipertrofia de píloro e invaginación intestinal, como así también en el caso de apendicitis aguda, sin alcanzar el 100 % de certeza en esta última patología. Se puede complementar el estudio con transductores de alta frecuencia valorando pared intestinal y la existencia de adenopatías intraabdominales.

Preparación:

  • Hasta los 6 meses concurrir preferentemente con 3 horas de ayuno. Traer toalla y biberón. 
  • De 6 meses a 4 años 4 horas de ayuno. 
  • De 5 años a 12 años 6 horas de ayuno. 
  • Más de 12 años 8 horas de ayuno.

Ecografía de cadera

Es el método más confiable de diagnóstico de la displasia de cadera, puede practicarse desde el período neonatal hasta el año de vida. En general recomendamos no hacerla antes de la tercera semana de vida ya que en ese período la articulación puede aún ser inestable.

Es el método recomendado ya que no produce radiación y hasta la aparición de los núcleos de osificación tiene mayor sensibilidad. Se recomienda utilizar en grupos de riesgos como: primer nacimiento de sexo femenino, antecedentes de escaso líquido amniótico durante el embarazo, gemelaridad, presentación podálica, antecedentes familiares de displasia de cadera, otras alteraciones en el niño de tipo muscular y ortopédica. Mientras más temprano sea efectuado el diagnóstico mejor será la respuesta al tratamiento ortopédico. De ahí la importancia de efectuar el estudio de manera precoz.

Preparación:

No requiere.

Más información:

Ecografía cerebral

Es el método inicial de valoración en recién nacidos y lactantes, ante la sospecha de una malformación o alteración del sistema nervioso central. Este estudio va a guiar la realización de otras prácticas de mayor complejidad. Para su realización es indispensable contar con fontanela abierta (mollerita).

Las principales indicaciones son prematurez, retardo en el crecimiento intrauterino, sufrimiento fetal agudo y crónico, parto traumático, necesidad de ventilación asistida, sospecha o visualización prenatal de anomalías congénitas, infecciones del sistema nervioso central, etc. 

Preparación:

No requiere.

Ecografía de cuello

Es una ecografía que debe ser realizada con transductores de alta resolución mayores de 7 MHz. Es especialmente útil para valorar los ganglios linfáticos, músculos, glándulas salivales y otras estructuras del cuello. Las principales indicaciones son: adenopatías, fibromatosis colli, sialadenitis aguda o crónica, quistes, tumoraciones, remanentes tímicos, etc. 

Preparación:

No requiere.

Ecografía torácica

La principal limitación de la ecografía es la presencia de aire en los pulmones y la interposición de estructuras óseas de la parrilla costal. Sin embargo es útil para evaluar alteraciones de la pared del tórax, de la pleura y en el caso de opacificación del hemitórax.

Indicaciones

Derrames pleurales, parálisis diafragmáticas, neumonía, tumores de tórax, tumores de mediastino, valoración del timo, derrame pericárdico.

Preparación:

No requiere.

Ecografía testicular

La particular ubicación de los testículos en el escroto, permite su examen con transductores de alta resolución siendo el método altamente sensible en la detección de alteraciones de los testículos, epidídimo, cordón espermático y otras estructuras dentro del escroto. Es de gran utilidad en pediatría para investigar testículos aún no descendidos (criptorquidia), diferenciar inflamación de torsión testicular o de los apéndices testiculares, valorar varicocele en adolescentes y toda tumoración visible o palpable. En el estudio del dolor testicular y del varicocele es imprescindible utilizar de manera conjunta el modo doppler. 

Preparación:

No requiere.

Ecografía músculo esquelética

Se utiliza para valorar los tejidos blandos, músculos, tendones, articulaciones y ciertas alteraciones óseas superficiales (corticales). Se puede estudiar la presencia de líquido en la articulación, desgarros musculares, rupturas o inflamaciones tendinosas, compromiso del tejido graso, infecciones, adenopatías presencias de quistes, detección de cuerpos extraños, etc. 

Preparación:

No requiere.

Ecografía de tiroides

Se utiliza para observar la glándula tiroides ubicada en el cuello y que participa en la regulación del metabolismo. La localización superficial de ésta glándula permite un examen de gran claridad con ecografía de alta resolución. Habitualmente se emplea de manera concomitante el doppler ya que la glándula es uno de los órganos altamente vascularizados y su utilización puede aportar información útil en algunos trastornos tiroideos.

La ecografía de tiroides está indicada para búsqueda de anomalías congénitas, en el caso de hipotiroidismo congénito, para el estudio del aumento de tamaño de la glándula tiroides (bocio) o la presencia de nódulo o quiste tiroideo, también su utilización es muy importante en la guía de procedimientos invasivos como la punción aspirativa con aguja fina (PAAF) para diferenciar entre masas benignas y malignas. También como guía para el tratamiento percutáneo de los nódulos tiroideos benignos no funcionales e hiperfuncionales y metástasis del carcinoma papilar.

Preparación:

No requiere.

Ecografía oftalmológica

Una ecografía ocular y orbitaria es un examen bidimensional sirve especialmente para visualizar los segmentos posteriores del ojo cuando la persona tiene una opacidad que dificulte al médico oftalmólogo la inspección del globo ocular, esto en ocurre en casos de opacidades corneales, de cataratas, de sangrado en el vítreo o tumores de la órbita, también en el caso de traumatismos oculares.

Preparación:

No requiere.

Ecografía renal, de vías urinarias y vesical

Es la primera modalidad de diagnóstico en el examen renal y del aparato urinario, muy útil en las anomalías congénitas y obstructivas detectadas o no en período prenatal, como asimismo en infección urinaria tanto para el diagnóstico inicial y seguimiento.

Preparación:

  • Hasta los 6 meses concurrir preferentemente con 3 horas de ayuno. Traer toalla y biberón. 
  • De 6 meses a 4 años 4 horas de ayuno. Administrar líquido sin gas mientras espera ser atendido.
  • De 5 años a 12 años 6 horas de ayuno tomar líquido sin gas y retener.
  • Más de 12 años 8 horas de ayuno de ayuno y tomar un litro de líquido 30 minutos antes del estudio y retener.

 

Compartir Facebook Twitter Google+