Determinación no Invasiva del Rh Fetal

La detección de ADN fetal en sangre materna ha sido uno de los descubrimientos más prometedores en el campo del diagnóstico prenatal. El desarrollo de nuevas tecnologías que permiten la detección de pequeñas concentraciones de ADN fetal libre en sangre materna ha hecho que su uso pueda extenderse rápidamente a la práctica clínica.

La enfermedad hemolítica del recién nacido es un patología que puede provocar secuelas en el feto, como anemia, hidropesía y aborto. Está provocada en el 50 % de los casos por anticuerpos anti D maternos que atraviesan la placenta y se unen a los eritrocitos, destruyéndolos y provocando anemia.

Muchas mujeres RhD negativo reciben una administración antenatal innecesaria de anti-D, ya que son portadoras de fetos RhD negativos.

El diagnóstico prenatal no invasivo para el gen RHD es muy preciso y consiste en una simple extracción de sangre a partir de la quinta semana de gestación, haciendo posible que se aplique la profilaxis antenatal sólo a aquellas mujeres con riesgo de inmunización.

 Las ventajas son claras e incluyen el evitar un tratamiento innecesario y la tranquilidad ante una posible exposición de la madre a la sangre fetal (por ejemplo ante un aborto espontáneo).

Hay que tener en cuenta lo siguiente si sos Rh negativa y tu pareja es Rh positiva:

  • Si estás sensibilizada (tuviste abortos previos, te sometiste a procedimientos invasivos, etc.) y al hacer la determinación de Rh fetal no invasiva:

El bebe es Rh positivo: Hay alto riesgo de anemia fetal. Necesitas seguimiento especializado.

El bebe es Rh negativo: Hay bajo riesgo para anemia fetal y se hace un seguimiento de embarazo de rutina.

  • Si no estás sensibilizada y al hacer la determinación de Rh fetal no invasiva:

El bebe es Rh positivo: necesitas seguir las recomendaciones de profilaxis con inmunoglobulina anti-D durante el embarazo cuando corresponda.

El bebe es Rh negativo: no necesitas profilaxis durante el embarazo y se hace un seguimiento de embarazo de rutina.