TROMBOFILIA Y EMBARAZO

Por: Dra. Cecilia Asinari – DIAGNUSLAB

La enfermedad trombótica es multifactorial y multicausal, surge como resultado de la asociación de factores genéticos, ambientales y condiciones adquiridas que determinan la expresión fenotípica ó clínica individual de la enfermedad.

La trombofilia se define como una predisposición anormal a la trombosis, lo cual no implica necesariamente la aparición de un evento trombótico.

Las trombofilias están presentes en el 10 % de la población caucásica, existiendo dos formas de la enfermedad: una hereditaria, cuando hay una alteración en algún gen o genes que codifican para los factores de la coagulación o para proteínas que intervienen en la inhibición de la coagulación o en el sistema fibrinolítico. La segunda forma, de tipo adquirida, se asocia a la presencia de autoanticuerpos y por lo tanto se encuentra ocasionalmente relacionada con enfermedades de autoinmunidad.

La importancia de la trombofilia en la gestación, radica en el hecho que el embarazo es de por sí un estado protrombótico fisiológico. El Síndrome Antifosfolipídico (SAF) fue la primera trombofilia en ser reconocida como causa etiológica de aborto recurrente y es responsable entre el 5 y el 15% de los mismos. Las trombofilias hereditarias se asocian principalmente con un aumento en el riesgo de trombosis venosa, siendo responsables del 50 % de las que ocurren durante el embarazo.

Trombofilia adquirida

La trombofilia adquirida está representada por el SAF y se trata de una patología autoinmune que se caracteriza por presentar antecedentes de trombosis arterial o venosa y/o complicaciones obstétricas, asociadas con la presencia de anticuerpos procoagulantes. Puede ser de causa primaria  o secundaria, asociado al lupus eritematoso sistémico (LES).

Para el diagnóstico se necesitan criterios clínicos, tales como episodios de trombosis arterial o venosa, abortos espontáneos consecutivos de menos de 10 semanas, muerte fetal de más de 10 semanas, parto prematuro de menos de 34 semanas asociado a preeclampsia, eclampsia ó insuficiencia placentaria. Además necesitamos para su diagnóstico la presencia de criterios de laboratorio tales como dosaje de Anticoagulante Lupico, Anti cuerpos Anti Cardiolipinas y Anti cuerpos Anti ß2-Glicoproteina I).

Existe fuerte evidencia científica que demuestra que el SAF se asocia con complicaciones obstétricas, por lo tanto todas las guías clínicas recomiendan la pesquisa de trombofilias adquiridas en pacientes con antecedentes de abortos recurrentes, antecedentes de muerte fetal de menos de 10 semanas ó disfunción placentaria (preeclampsia o RCIU).

Si bien la trombofilia adquirida es poco prevalente como causa de aborto recurrente, el tratamiento con aspirina más heparina de bajo peso molecular mejora radicalmente el pronóstico obstétrico.

Trombofilias hereditarias

Se asocian a mutaciones genéticas (FVL, Protrombina G20210 A) o a déficit de función anticoagulante (Antitrombina III, Proteína C, Proteína S) dando como resultado un aumento o predisposición a la trombosis. El riesgo de eventos trombóticos también se incrementa si hay antecedentes trombosis en familiares de primer grado antes de los 50 años. El mayor riesgo ocurre en la primera semana del puerperio.

El laboratorio se recomienda realizar en estos casos incluye: Antitrombina III, Proteína C, Proteína S, Factor V Leiden y Protrombina G20210A.

También está indicada la investigación de trombofilia hereditaria en pacientes con antecedentes personales de trombosis y/o con antecedentes familiares de primer grado afectados.


DIAGNUS ES INSTITUCIÓN SEGURA.  Tomamos todas las medidas de protección y prevención recomendadas por las organizaciones nacionales e internacionales.
 
POR ESO TE PEDIMOS QUE NO CONCURRAS A ESTE CENTRO SI:
- Tienes signos o síntomas de alguna enfermedad en curso y aún no has consultado con tu médico clínico de cabecera.
- Tienes fiebre o  tos o dolor de garganta o diarrea o dificultad respiratoria u otro síntoma de sospecha de COVID-19. (En este caso debes concurrir a tu hospital o comunicarlo al teléfono correspondiente de la autoridad sanitaria.)
- Si has tenido contacto cercano con alguien con COVID-19 o con sintomatología de la enfermedad.
 

Recuerda que puedes coordinar tu turno para realizar ecografía y laboratorio el mismo día.
- Deberás concurrir solo o sola salvo alguna necesidad imperiosa. En caso de los niños podrán ingresar con un solo acompañante, menor de 60 años que no pertenezca a grupo de riesgo.
- Usar barbijo, manteniendolo colocado en posición correcta y evitar tocarlo.
- Higienizar las manos antes de ingresar a turno y antes de retirarse del consultorio.
- No tomes como una falta de cortesía si el saludo es más distante que lo habitual.

Sé solidario: si no puedes concurrir avisa telefónicamente o vía Whatsapp a fin de liberar ese turno para otro paciente.
CUIDARNOS ES RESPONSABILIDAD DE TODOS, JUNTOS PODEMOS LOGRARLO. 
close-link